La caravana de migrantes supera el bloqueo de México y reemprende su avance hacia EE.UU.

Una creciente multitud de migrantes centroamericanos que forman la caravana que salió el pasado día 13 de Honduras reanudó este domingo su avance hacia la frontera de los EE. UU. en el sur de México, superando así el intento del gobierno mexicano de detenerlos en la frontera.

Sus números aumentaron a unas 5.000 personas durante la noche y, con la primera luz, salieron del paso fronterizo de Ciudad Hidalgo (México) para una jornada a pie de unos 40 kilómetros hasta Tapachula, donde pernoctarán.


Se estima que 1.500 personas todavía estén en el lado guatemalteco del río Suchiate

El objetivo de la caravana es alcanzar la frontera de México con Estados Unidos, lo que supone un recorrido de 2.000 kilómetros hacia la zona noreste o de casi 4.000 kilómetros si se opta por la ruta del noroeste que lleva a Tijuana.









Varios cientos más ya habían solicitado el estatus de refugiado en México y se estima que otros 1.500 todavía estén en el lado guatemalteco del río Suchiate, con la esperanza de ingresar de forma legal al país o, si son rechazados, intentar adentrarse en México en cruces ilegales por el río, la frontera entre México y Guatemala.

Migrantes centroamericanos cruzan el río Suchiate que marca la frontera entre México y Guatemala
Migrantes centroamericanos cruzan el río Suchiate que marca la frontera entre México y Guatemala
(Orlando Sierra / AFP)



No estaba claro de inmediato de dónde habían salido los viajeros adicionales, ya que unos 2.000 se habían reunido en el lado mexicano el sábado por la noche. Pero la gente ha ido sumándose y saliendo de la caravana a diario, algunos moviéndose a su propio ritmo.

De hecho, al menos 724 personas han abandonado la caravana para regresar a Honduras de forma voluntaria, informó el ministerio de Exteriores. Los migrantes, entre ellos 50 niños y adolescentes, ingresaron a bordo de autobuses gracias a la implementación del “Plan Retorno Seguro”, que los Gobiernos de Honduras y Guatemala acordaron poner en marcha este sábado.









Migrantes hondureños descansan en Metapa, México
Migrantes hondureños descansan en Metapa, México
(Johan Ordonez / AFP)



Los que marcharon a través de México como un grupo de pobres, gritando triunfalmente consignas como “¡Si se pudo!”. Al pasar por las aldeas mexicanas en las afueras de Ciudad Hidalgo, recibieron aplausos, vítores y donaciones de comida y ropa por parte de los mexicanos. María Teresa Orellana, residente del barrio de Lorenzo, regaló sandalias a los migrantes a medida que pasaban. “Es solidaridad”, dijo. “Son nuestros hermanos”.

En el calor tropical, Besi Jaqueline López de San Pedro Sula llevaba un oso polar de peluche con una gorra de invierno, el juguete favorito y único de sus dos hijas, Victoria 4 y Elisabeth, 3, mientras caminaban a su lado, todas cubiertas en sudor.

Los migrantes cruzan México a primera hora del domingo
Los migrantes cruzan México a primera hora del domingo
(John Moore / Getty)












Graduada en administración de empresas, López dijo que no podía encontrar trabajo en Honduras. Quiere llegar a los Estados Unidos, pero se quedaría en México si pudiera encontrar trabajo aquí. “Mi objetivo es encontrar trabajo para un futuro mejor para mis hijas”, dijo. Su esposo, David Martínez, dijo que estaban cansados, pero tuvieron que seguir adelante para alcanzar su objetivo de llegar a los EE.UU.

Olivin Castellanos, de 58 años, conductor de camión y albañil de Villanueva, Honduras, dijo que cruzó el río en balsa después de que México bloqueara el puente. “Nadie nos detendrá, solo Dios”, sentenció. “Derribamos la puerta y seguimos caminando”. Quiere llegar a los Estados Unidos para trabajar. “Puedo hacer esto”, dijo, señalando el asfalto bajo sus pies. “He hecho carreteras”.

Un bebé descansa en la carretera mientras la caravana avanza de fondo en Ciudad Hidalgo
Un bebé descansa en la carretera mientras la caravana avanza de fondo en Ciudad Hidalgo
(Pedro Pardo / AFP)



Los migrantes, que dijeron que abandonaron el intento de ingresar a México legalmente porque el proceso de solicitud de asilo fue demasiado lento y que la mayoría desea continuar a los EE.UU. se reunieron el sábado en un parque en la ciudad fronteriza de Ciudad Hidalgo. Votaron a mano alzada para continuar hacia el norte en masa, luego marcharon hacia el puente que cruza el río Suchiate e instaron a los que aún lo rodean a unirse a ellos.









La decisión de volver a formar la caravana de migrantes culminó un día en el que las autoridades mexicanas nuevamente rechazaron la entrada masiva de migrantes en el puente, en lugar de aceptar grupos pequeños para el procesamiento de asilo y otorgar permisos de visitante de 45 días a algunos. Las autoridades entregaron números para que las personas sean procesadas en una estrategia que se ha visto antes en los puestos fronterizos de los EE.UU. cuando tratan con grandes cantidades de migrantes.

La caravana recorre la carretera entre Ciudad Hidalgo y Tapachula, en el estado de Chiapas
La caravana recorre la carretera entre Ciudad Hidalgo y Tapachula, en el estado de Chiapas
(Pedro Pardo / AFP)



Pero muchos se impacientaron y eludieron la puerta de la frontera, cruzando el río en balsas, nadando o vadeando a la vista de los cientos de policías mexicanos que se encargaban del bloqueo en el puente. Algunos pagaron a los locales el equivalente a 1,25 dólares para transportarlos a través de las aguas turbias. No fueron detenidos al llegar a la orilla mexicana.

Sairy Bueso, una hondureña de 24 años y madre de dos hijos, fue otra migrante que abandonó el puente y cruzó a México a través del río. Agarró a su hija Dayani de 2 años, quien recientemente había tenido una operación de corazón, mientras se bajaba de una balsa. “La niña sufrió mucho debido a todas las personas que estaban abarrotadas” en el puente, explicaba a la agencia AP Bueso. “Hay riesgos que debemos asumir por el bien de nuestros hijos”, agregó.









Algunos de los migrantes emplearon furgonetas para hacer parte del viaje
Algunos de los migrantes emplearon furgonetas para hacer parte del viaje
(Moises Castillo / AP)



Además de los que cruzaron el río, los agentes de inmigración procesaron a los migrantes en pequeños grupos y luego los llevaron a un recinto ferial al aire libre con techo de metal en Tapachula, donde la Cruz Roja instaló pequeñas carpas azules en el piso de concreto.

El Departamento del Interior de México dijo que había recibido 640 solicitudes de refugiados por parte de hondureños en el cruce de la frontera. Publicó fotos de migrantes que bajaban de los autobuses en un refugio y recibían alimentos y atención médica.


El Departamento del Interior de México dijo que había recibido 640 solicitudes de refugiados por parte de hondureños

El domingo, la policía federal vigiló el progreso de la caravana desde un helicóptero y algunas unidades lo escoltaron. Fuera de Tapachula, cerca de 500 policías federales se reunieron brevemente a lo largo de la carretera en autobuses y unidades de patrulla, pero los agentes mexicanos dijeron que sus instrucciones eran mantener el tráfico en la carretera y no detener la caravana. Avanzaron hacia Tapachula antes de que la caravana los alcanzara.









Los migrantes mencionaron la pobreza generalizada y la violencia de pandillas en Honduras, una de las naciones más mortíferas del mundo por tasa de homicidios, como sus razones para unirse a la caravana.


Los agentes mexicanos dijeron que sus instrucciones eran mantener el tráfico en la carretera y no detener la caravana

Products You May Like

Articles You May Like

Gove won’t resign over PM May’s Brexit plan – reports
La CIA cree que príncipe heredero de Arabia Saudí ordenó asesinar a Khashoggi
White House restores Jim Acosta’s press pass, ending court fight
Florida judge bemoans ‘laughing stock’ election recount system
Un grupo terrorista quiso atentar en Francia durante la protesta de los “chalecos amarillos”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *