Salut busca más médicos de primaria, pero la bolsa de empleo está vacía

El malestar de las médicas y médicos de la atención primaria catalana, que les ha situado al borde de una huelga a fin de mes, tiene toda la comprensión por parte de la administración sanitaria, según fuentes de Salut. Pero esta comprensión tropieza con dos grandes barreras. El primer obstáculo es la falta de profesionales. Les faltan al menos 200 especialistas en medicina de familia para atender a toda la población. Pero no hay. La bolsa de médicos y médicas disponibles está vacía.

El Institut Català de la Salut (ICS), al que pertenecen la inmensa mayoría de equipos de atención primaria, incluso ha tenido que repartir los pacientes de 40 médicos jubilados o con larga enfermedad entre más de un centenar de compañeros y compañeras. Les pagan esa porción extra de pacientes y el aumento correspondiente de la jornada porque no encuentran sustitutos. Ni pagando.









La otra barrera es económica. porque el ICS no puede mejorar las sueldos más allá de lo que se acuerda en la mesa de función pública, el 1,95%. Pero los representantes sindicales de los médicos hablan de pérdidas muy superiores: en torno al 30%. Y el Govern acaba de advertir que los nuevos presupuestos tienen un margen de fiscalidad “muy agotado”, en palabras del vicepresidente Pere Aragonès.

Los recortes sanitarios de los años pasados fueron en parte comunes a todo el Estado, como la paga extra del 2012. Pero otros descuentos fueron totalmente propios de la administración catalana: la mitad de las pagas extra del 2013 y el 2014 (que se pretenden devolver en 8 años) y el pago por objetivos de enfermería y de médicos –las DPO– de las que sólo se abona el 50% desde hace años. La propuesta que está sobre la mesa es que la paga del próximo abril, las DPO del 2018, ya suban al 75% de lo que les toca y en el 2019 ya cobrarían el 100%.

Eso cuesta unos 50 millones de euros –una enfermera cobra de promedio 1.000 euros al año por ese concepto; un médico, 2.000– y haría falta un acuerdo presupuestario. Algo posible, según fuentes de Salut.


El malestar en los CAP se concentra en exceso de pacientes, salarios que no se recuperan y falta de reconocimiento

Pero el malestar de los casi 5.000 médicas y médicos que atienden cerca de casa o en el propio domicilio los problemas primarios de salud van más allá. En buena parte del territorio, los médicos se levantan cada lunes con la agenda llena para las dos o tres semanas siguientes. Llenas de personas que esperan semanas para ver a su médico de familia, con pequeños huecos para esas urgencias que evidentemente no pueden esperar semanas.









Y ahora se les añade la consulta electrónica, que crece entre los usuarios de unos CAP diseñados como un cambio radical en los años ochenta, época analógica. De momento, esas visitas virtuales no están claramente reconocidas en una jornada apretada, aunque en algunos centros se ha habilitado la biblioteca como espacio para realizar e-consultas.

Del mismo modo sigue sin solucionarse la otra gran realidad que no encaja en la organización actual: al grueso de sus pacientes habrá que atenderles en el domicilio.

Los profesionales piden cobrar más, pero sobre todo, disminuir el número de pacientes a atender cada día y recuperar dignidad. Y eso pasa necesariamente por más profesionales y un cambio organizativo en un ICS aún muy rígido. Desde Salut se asegura que es posible cambiar muchas más cosas, pero que echan en falta ideas de los propios profesionales.

Los que trabajan en la atención primaria se sienten más de segunda cada vez: los nuevos médicos rechazan ese impulso vocacional del médico de cabecera que conoce al paciente, su casa, su familia y no sólo su enfermedad y sus analíticas. Profesionales a los que han encargado el gran reto asistencial de las próximas décadas, los enfermos crónicos, pero que ven cómo las mejoras presupuestarias siempre se van a otro lugar del sistema sanitario.









Products You May Like

Articles You May Like

Las imágenes de los restos del submarino argentino a 907 metros de profundidad
Rouhani sees Iran-Iraq trade rising to $20 billion/year from $12 billion: TV
La lluvia obliga a suspender clases en Valencia y colapsa los accesos a Barcelona
Rain on the way as search for missing continues after California wildfires
Who wants to be Britain’s next prime minister?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *