El Gobierno desmantela la ley Wert con su reforma educativa

El Gobierno de Pedro Sánchez se ha propuesto desmantelar punto a punto la polémica ley Wert, la actual Lomce, que nació en el 2013 rodeada de una polémica que entró en bucle, sin el consenso ni político ni social y carente de apoyos parlamentarios fuera del PP. Era la de Wert la séptima ley orgánica que iba a regular en democracia la educación, siempre en el centro de una batalla política no resuelta en España. La intención del PSOE es que el Consejo de Ministros apruebe la nueva reforma educativa a finales de año, aunque será difícil que el texto complete todos los trámites hasta la luz verde del Congreso antes de verano.









Ahora los socialistas, instalados en la Moncloa, vuelven sobre sus propios pasos y, tomando el espíritu de la ley educativa que aprobaron en el 2006, fulminan dos de los aspectos más ideológicos que impusieron Wert y el PP. El primero: la religión dejará de ser obligatoria y computable. El segundo: las comunidades autónomas recuperarán competencias sobre los contenidos escolares y el tratamiento de las lenguas cooficiales. De hecho, la reforma socialista viene a legitimar la inmersión lingüística donde antes la ley Wert llegó a obligar a escolarizar en castellano a quien lo pidiera, incluso pagando un centro privado.

El proyecto del Ministerio de Educación – Propuestas para la modificación de la ley orgánica de educación–, al que ha tenido acceso La Vanguardia, recupera los aspectos de la LOE aprobada en el 2006, aunque incorpora algunas novedades. Destacable es, por ejemplo, que la propuesta del ministerio prevea un plan personalizado para los repetidores: los profesores podrán decidir de forma colegiada (una junta de evaluación) si a estos alumnos les imparten contenidos distintos y les hacen exámenes también diferentes al resto de la clase. El objetivo, se dice en el texto, es evitar el abandono educativo temprano, una verdadera lacra que sitúa a España entre las peores posiciones de los países occidentales. El objetivo de reducir el abandono se repite en una y otra reforma desde la primera ley pero no hay un acuerdo sobre el abordaje. En España la tasa de abandono roza el 25%, casi el doble de la media de la Unión Europea.


La religión no contará para nota y valores éticos será materia obligatoria

Otro de los puntos reseñables es el cambio en la asignatura de Religión. No existirá la obligación de cursar esta “materia alternativa” por quienes no soliciten dicha enseñanza, lo que implica que se deja de considerar la religión como una materia específica en 1.º y 2.º de bachillerato. Así, la calificación de esta materia no se tendrá en cuenta en el cálculo de la media en los procesos de acceso a la universidad ni tampoco será computable para pedir ayudas y becas.

El ministerio sí deja explícito que hay que “garantizar el acceso de todos a una educación en valores cívicos y éticos”. Para ello, se impartirá una materia con este contenido en un curso en el segundo o tercer ciclo de primaria y en otro curso de 2.º o 3.º de la ESO.









La desarticulación de la ley Wert se ejecuta también por otras vías. Se eliminan estándares de aprendizaje y reválidas, que definitivamente pasarán a ser meramente diagnósticas y censales y, por tanto, sin efectos académicos para el alumno. De hecho, el Gobierno, coincidiendo con el anuncio de la nueva reforma, publicó ayer un proyecto de orden sobre estas pruebas. La Lomce obligaba a pasar una reválida en 4.º para aprobar la ESO. Ahora se seguirán haciendo pero para dar información a las administraciones sobre el estado del sistema educativo pero valdrán para nota en este curso 2018-2019, como ya ocurrió en el 2017-2018, cuando el gobierno de Mariano Rajoy decidió suspenderla temporalmente por presiones del sector y mientras se negociaba un pacto por la educación.

La propuesta de Educación también acaba con los itinerarios en 4.º de ESO, por los que ahora los alumnos tienen que decidir al acabar 3.º el camino que seguir, si formación profesional o bachillerato. Asimismo, se suprimen las categorías de materias primeras troncales y se reinstaura la selectividad. Otra novedad es que se abre la posibilidad de cursar bachillerato en tres años en vez de dos.


Adiós a los itinerarios de 4.º de ESO y las reválidas; vuelve la selectividad










La nueva ley, de aprobarse, permitirá a las comunidades autónomas con lenguas cooficiales decidir los criterios para el aprendizaje de los idiomas, incluyendo la capacidad de regular en qué lengua se pueden matricular los alumnos y en cuál se les evalúa. Educación ve excesiva la regulación estatal de las materias que recoge la ley Wert y se quiere retomar al distribución de competencias entre el Estado y las autonomías para la determinación del currículo de las materias, asignando el 55%-65% al Estado en todas las etapas.

En Catalunya, por ejemplo, la Generalitat recuperará las competencias en la decisión del currículo de las materias y también en la regulación del uso de la lengua oficial. Se acaba, del mismo modo, con la obligatoriedad de dar 6.000 euros para escolarizar a los alumnos en castellano.

En cuanto a los conciertos el Gobierno socialista muestra un interés en reforzar el principio de la no discriminación por género, que es otra de las batallas de los últimos años. En este sentido, “se eliminará la referencia a que la ‘educación diferenciada’ no se considera discriminación por género y se reforzará la prioridad en el régimen de conciertos para que los centros se organicen bajo el principio de coeducación”.









Estas propuestas se someterán ahora a la consulta de la comunidad educativa y de órganos de la Administración.









Products You May Like

Articles You May Like

UK has intense week of Brexit negotiations ahead – May
NHL notebook: Rangers acquire Strome from Oilers for Spooner
North Korea’s new ‘tactical’ weapon test highlights military modernisation
U.S. State Department says no ‘final conclusion’ on Khashoggi killing
Marta Ortega opta por las lentejuelas y el glamur para la cena de etiqueta

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *