Una campaña recauda 120.000 euros para el boxeador francés que golpeó a gendarmes

El apoyo que algunos franceses manifestaron los últimos días al excampeón de boxeo francés Christophe Dettinger, que golpeó a varios agentes de la policía antidisturbios durante una protesta de los chalecos amarillos el pasado sábado, se ha materializado este martes.

Hasta esta mañana, más de 8.000 personas habían hecho donaciones por más de 120.000 euros en una campaña para recaudar fondos en línea, cuya vocación declarada era “apoyar a su familia y mostrarle la solidaridad del pueblo de los chalecos amarillos, del verdadero pueblo francés”. Pero la web Leetchi, que albergaba esa petición, decidió poner fin a la operación a mediodía después de que varios políticos del Gobierno manifestaran su indignación.









Leetchi se comprometió en un comunicado a que el dinero sirva “únicamente a financiar los gastos de justicia”, al precisar que “no se aceptará ninguna otra utilización”.









La ministra francesa de Transportes, Elisabeth Borne, criticó hoy las muestras de apoyo, tanto social como financiero, al antiguo boxeador profesional: “Un cierto número de nuestros ciudadanos han perdido los papeles”, señaló Borne en una entrevista a la emisora France Info al ser preguntada por la campaña.

Poco antes, la secretaria de Estado de Igualdad entre Hombres y Mujeres, Marlène Schiappa, había calificado de “indecente” la iniciativa y considerado que “apoyar esta petición es ser cómplice de la violencia” contra las fuerzas del orden.

Dettinger agarra a un gendarme durante las protestas de los 'chalecos amarillos'
Dettinger agarra a un gendarme durante las protestas de los ‘chalecos amarillos’
(Gonzalo Fuentes / Reuters)



El vídeo de este hombre, que fue campeón de Francia de Boxeo en 2007 y 2008, ha circulado con profusión en las televisiones y en las redes sociales desde que fue grabado el sábado por la tarde en la pasarela Léopold Sédar Senghor, que atraviesa el río Sena, cuando la manifestación de los chalecos amarillos degeneró en enfrentamientos con las fuerzas del orden.









En las imágenes se ve cómo Dettinger golpea repetidamente, con gestos de boxeador, a un gendarme en la cabeza y luego a otro en el suelo. Uno de ellos tendrá que estar de baja 15 días a causa de la paliza recibida.

Antes de entregarse ayer, Dettinger había divulgado en internet un vídeo en el que reconocía haber “reaccionado mal” pero también explicaba que su gesto respondió a cómo habían actuado los agentes, e insistió en “la represión” policial y en particular haberse sentido agredido por los gases lacrimógenos que recibieron él y su mujer.

Hoy la ministra de Transportes consideró “chocante que alguien al que todos hemos visto golpear a un policía en el suelo se justifique” e insistió en que si los agentes utilizaron gases lacrimógenos “a priori es porque había violencia”.

El sábado pasado, el octavo consecutivo de protestas de los chalecos amarillos, quedó marcado por los altercados en muchas ciudades, como París, Burdeos, Toulouse o Ruán. Eso llevó al primer ministro, Édouard Philippe, a presentar anoche un nuevo dispositivo para evitar los desbordamientos en manifestaciones.









Entre las medidas contempladas están el fichaje de los violentos para prohibirles su participación en manifestaciones o el endurecimiento de las sanciones contra los que participen en aquellas que no hayan sido comunicadas previamente.


El octavo consecutivo de protestas de los chalecos amarillos, quedó marcado por los altercados en muchas ciudades










Products You May Like

Articles You May Like

Apple loses bid to undo $440 million judgment in VirnetX patent case
Factbox: Parliament faces biggest decision since World War Two
GM’s Washington charm offensive sidelined by Wall Street’s push for profit
India’s Flipkart unit Myntra and Jabong CEO steps down
Karlovic, 39, defies Father Time to reach second round

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *