Bajar, que no subir

Montjuïc es todavía un gran desafío que Barcelona tiene pendiente, y merece ser enfrentado de una vez por todas. Parece que le haya llegado por fin la hora y que haya voluntad de resolverlo, pero por desgracia no es así.

La montaña llegó a ser odiada: en vez de defender, era aprovechada para bombardear a sus ciudadanos. Así las cosas, no fue de extrañar que nadie protestara al condenarla a encajar el gran cementerio, en su mejor vertiente. Y se agravó por su condición de presidio, mazmorra y lugar de ejecuciones. Pese a ello, las iniciativas para incorporarla a la ciudad, a la vida civil, daban resultados. Los barceloneses respondieron de forma positiva al acercamiento benefactor propiciado por la Exposición Internacional del 29. La mejor prueba fue que aquella verbena de Sant Joan cientos de miles de ciudadanos la celebraron ocupando sus laderas. Y se perfeccionó de forma emocionante y esperanzadora con los Juegos Olímpicos.

Se ha respondido bien en los momentos culminantes, aunque no se ha logrado continuidad ni hábito. Resulta que se limitan a encadenar planes de usos, que anulan el anterior y no acaban siendo aplicados como debieran. Y es que no se aborda lo esencial: lograr que sea una montaña descendida, que no subida. Los barceloneses son comodones y la ven alejada. Hay que promover los mejores medios de transporte, modernos e imaginativos, para llevar de manera fácil, rápida y a precio de lo más asequible a los visitantes hasta lo alto. Sólo entonces será una delicia gozar, descubrir y amar la montaña gracias a un plácido, estimulante y atractivo descenso. Será entonces cuando la odiada, olvidada y desconocida montaña de Montjuïc se transformará en el premio merecido: nuestro Central Park.

Products You May Like

Articles You May Like

UK PM May wins confidence vote; now to search for Brexit consensus
Los Angeles teachers set for first strike in 30 years on Monday
Hundreds in new U.S.-bound migrant caravan cross into Guatemala
Blue Jays trade C Martin to Dodgers
PP y Cs definen el reparto de un gobierno en Andalucía con 11 consejerías

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *