Compañía virtual contra la demencia

Una de las primeras cosas que hizo Olga Rodríguez cuando se enteró de la decisión del Gobierno de confinar a la población para frenar el coronavirus fue pedir prestada a un amigo que tiene un gimnasio una bicicleta estática para su padre Narcís, de 69 años. Diagnosticado hace cuatro de parálisis supranuclear progresiva, una enfermedad neurodegenerativa que, entre otras afectaciones, provoca problemas de movilidad, en el equilibrio y en habla y rigidez facial, Olga no quería que retrocediera en sus habilidades psicomotoras. Tampoco la Fundació Catalunya-La Pedrera que inició un servicio de acompañamiento a distancia para personas con deterioro cognitivo leve y moderado que participaban en el programa de refuerzo y estimulación de la memoria y salud (Rems) de la entidad, surgido en el 2013.





Narcís Rodríguez era uno de los 1.350 participantes que de un día para otro se quedaron sin poder asistir a ninguno de los 23 espacios sociales que la fundación tiene repartidos por Catalunya, cerrados el 13 de marzo. Un lugar donde los mayores realizaban actividades físicas, cognitivas, musicales o creativas con un objetivo: mantener su autonomía el máximo tiempo posible y retrasar su deterioro.


Más de 1.200 personas participan en el programa a distancia de refuerzo de la memoria de la fundación

Las sedes físicas cerraron, pero se creó una virtual. El programa Rems a distancia es una iniciativa que utiliza las nuevas tecnologías y el contacto telefónico, ya sea mediante llamadas, videollamadas o mensajería instantánea para dar pautas psicológicas, emocionales y físicas a los participantes.

En el espacio virtual han colgado más de un centenar de vídeos con actividades y rutinas impartidas por profesionales de la fundación que incluyen desde ejercicios de cálculo, memoria o lenguaje; pasando por tablas de psicomotricidad para mantener el del tono muscular, la flexibilidad y la coordinación pero también propuestas musicales o hasta de cocina. Cada semana se propone a los participantes la elaboración de una receta con alimentos y productos de temporada.

“Cuando las personas con demencia dejan de realizar una actividad es muy difícil que la recuperen, debíamos hacer lo posible para que mantuvieran sus hábitos y rutinas”, explica Mònica Duaigües, responsable del programa Rems a distancia.





Cada semana los más de 1.200 participantes y sus familias que se han sumado a esta iniciativa (abierta a cualquier persona interesada) reciben la llamada de su referente, una psicóloga o neuropsicóloga que les asesora en las pautas a seguir en su día a día. La psicóloga Anna Reig, una de las gestoras del programa, referente de Narcís, destaca sus avances en el andar, pero también sus dificultades desde el punto de vista emocional para encajar la situación. “Si para alguien sano el confinamiento ha sido duro, para personas con demencia, mucho más”, dice Duaigües.


Todos solidarios

La Fundació La Caixa ha realizado una aportación extraordinaria al fondo #AlCostatDeLesFamíliesGitanes de la Fundació Secretariat Gitano para dar respuesta al riesgo de exclusión de la comunidad gitana como consecuencia de la pandemia. El 86% de la población gitana vive por debajo del umbral de la pobreza y un 40% vive de la venta ambulante, actividad interrumpida por la crisis. La alianza de ambas entidades atiende anualmente a unas 7.000 personas gitanas en situación vulnerable.

Las empresas mayoristas de Mercabarna han donado, desde el pasado 15 de marzo, un total de 314.045 kg de comida al Banc dels Aliments, lo que supone un 40% más de las donaciones de 2019 en el mismo período. El Banc dels Aliments disponen de un almacén dentro del propio recinto de Mercarbarna, y las entidades sociales que acuden al mismo a buscar alimentos para distribuir entre las personas vulnerables se ha triplicado desde el inicio de la crisis.





El aumento de bombardeos en el este de Ucrania al tiempo que los niños y sus familias ven limitados sus movimientos por la Covid-19 ha causado numerosas víctimas infantiles y daños en escuelas de la región. Por este motivo, Unicef hace un llamamiento para conseguir 21 millones de euros para dar respuesta a la crisis del coronavirus en Ucrania. Este se une al ya existente de casi 9 millones de euros para apoyar a las familias afectadas por el conflicto que hasta el momento solo ha recibido el 27% de los fondos.





Products You May Like

Articles You May Like

U.S.-China tension to push Asian shares lower in choppy trade
Thailand’s chemical pesticide ban troubles farmers, industries
SoftBank leads $500 million fundraising for Didi’s self-driving unit
NBA great Michael Jordan speaks out on death of George Floyd: ‘We have had enough’
New York governor meets with Trump to push for infrastructure investment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *