Asesinado en Italia un sacerdote conocido por ayudar a los más pobres

Don Roberto Malgesini, de 51 años, era conocido en la ciudad italiana de Como, en el norte del país, como “el cura de los últimos”. Desde hace tiempo estaba en primera línea para ayudar a los sintecho, a los migrantes y a otros desfavorecidos. Este martes ha sido asesinado por una de las personas a las que prestaba asistencia: un tunecino residente en Italia desde hace 30 años le ha apuñalado en plena calle cuando salía de la parroquia de San Rocco, donde residía.

El asesino confeso, que se ha presentado ante la policía cubierto de sangre para denunciar el homicidio, tenía “problemas psíquicos”, según ha dicho el director de Cáritas de Como, Roberto Bernasconi. Los habitantes del barrio le describen como alguien inestable, que a menudo chillaba ante un supermercado de la zona, señalan los medios italianos. También sobre él también pesan varios decretos de expulsión, el último suspendido con motivo del coronavirus. Dormía en las camas que la parroquia disponía para los más necesitados y, al parecer, mantenía una buena relación con el cura a quien acuchilló varias veces.






El sacerdote, muy querido en la comunidad, repartía desayunos a migrantes y personas sin hogar

El sacerdote era muy querido por la comunidad, y conocido en los ambientes del voluntariado social al colaborar activamente con las asociaciones que se ocupan de la acogida. Coordinaba un grupo de voluntarios que cada mañana dan el desayuno a los migrantes y a las personas sin hogar. De hecho, se dirigía a empezar a distribuir los primeros desayunos cuando ha sucedido el crimen. “Ha dedicado toda su vida a los últimos, era consciente del riesgo de su misión”, ha explicado Bernasconi.

La ciudad de Como está en shock por lo sucedido. En el lugar del delito, a pocos metros de la iglesia de San Rocco, se han reunido un grupo de feligreses y también de migrantes para llorar la muerte del sacerdote. “Para mi era como un padre –ha dicho un joven rumano al Corriere della Sera–. Cuando llegué de Rumanía, solo, sin casa y sin trabajo, fue él el primero en ayudarme. Después encontré trabajo pero seguimos en contacto, si necesitaba medicamenteos, o ser acompañado par auna visita, le llamaba. No merecía morir así”.

“Tenía que hacer todo en solitario –ha contado una residente–. Hace unas mañanas pasé y le vi limpiar la plaza después de distribuir el desayuno”.

Varios políticos italianos han manifestado su consternación por el suceso. Entre ellos el presidente de la Lombardía, Attilio
Fontana, y también el líder ultraderechista Matteo Salvini, conocido por mantener una batalla sin fin contra la inmigración. “Don Roberto quería y cuidaba a los últimos y ha dejado de vivir por culpa de alguien que no tenía derecho a vivir en Italia”, ha lanzado en uno de sus mítines. El alcalde de Como, Mario Landriscina, ha anunciado que proclamará el luto ciudadano. El mismo alcalde el año pasado prohibió la distribución de los alimentos a los pobres, pero don Roberto y sus voluntarios desoyeron la ordenanza y continuaron con su labor.





Products You May Like

Articles You May Like

El Penedès, en shock por el cierre de Saint-Gobain y Bosch: “Es como cerrar tres Nissan”
Torra recomienda no viajar a Madrid y se plantea más restricciones en Catalunya
Activada la alerta Inuncat por la previsión de fuertes lluvias en Barcelona y Girona
Gobierno y agentes sociales logran un preacuerdo para regular el teletrabajo del sector privado
Paco Alcácer y Gerard Moreno sacan a flote al Villarreal

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *