El Govern quiere captar 1.500 pisos para familias de la mesa de emergencias

En la mesa de emergencias de Catalunya y las once independientes que corresponden a grandes ciudades hay una lista de espera de 1.700 familias. Un colectivo vulnerable que tiene el informe favorable para acceder a una vivienda pero que, debido a la creciente demanda, se encuentra en una situación complicada y sufre exclusión residencial. Para acabar con este problema, el Govern prevé alquilar entre 1.300 y 1.500 viviendas de alquiler para que estas familias puedan entrar a vivir de forma inmediata. El arrendamiento se haría a través de los ayuntamientos, que recibirían subvenciones por esta labor, lo que permitiría acelerar el realojo de estas familias que ahora tienen que esperar aproximadamente año y medio hasta establecerse en un piso social.





El conseller de Territori i Sostenibilitat, Damià Calvet, presentó ayer esta iniciativa –denominada Reallotgem– para la que se prevé destinar 21 millones de euros. “La intención es aligerar las listas de espera de aquellas familias que no han recibido el piso al que tienen derecho”, explicó Calvet. La Agència de l’Habitatge de Catalunya iniciará una campaña entre los municipios para dar a conocer el nuevo programa.


Los ayuntamientos tienen hasta el 31 de diciembre para adherirse al programa

Los ayuntamientos tienen hasta el 31 de diciembre para adherirse al programa. Luego serán los consistorios los que busquen la vivienda. El conseller entiende que son las administraciones locales las que tienen mayor conocimiento del mercado residencial en sus localidades y también contacto y asesoramiento de los agentes de la propiedad inmobiliaria.

El Govern espera que los ayuntamientos encuentren viviendas desocupadas y gestionar con sus propietarios la puesta a disposición del programa Reallotgem. Para dotar de más cobertura a esta iniciativa, también está previsto poder arrendar establecimientos, en la modalidad de aparthoteles.

Los ayuntamientos cobrarán 450 euros por cada piso captado y 250 por habitación de apartotel.

No todas las viviendas podrán incorporarse al programa. El conseller dejó claro que estos pisos deben estar en buenas condiciones y para entrar a vivir. No se quieren realizar labores de rehabilitación, debido a la urgencia de estas viviendas. Por eso, reclama que las residencias tengan todas cédulas de habitabilidad y una superficie máxima de 90 metros cuadrados. En el caso de los alojamientos en aparthoteles deberán tener cocina.





Una vez captadas estas nuevas residencias se establecerán contratos de alquiler entre la Agència de l’Habitatge y los propietarios. La renta mensual será la que indique el precio de referencia para el alquiler de la vivienda y los contratos serán de cinco años o siete años si el propietario es una persona jurídica.

Para incentivar este tipo de captación, el conseller explicó que la Agència pagará por avanzado al propietario el importe correspondiente a los primeros 18 meses de contrato.

El Govern prevé que la demanda de la mesa de emergencia crezca en los próximos meses a causa de la Covid-19 y por eso ha puesto en marcha este programa en previsión de un incremento de familias en situación de exclusión residencial. El 39% del presupuesto se destinará a los municipios que ya disponen de mesa de emergencia como Barcelona, Cornellà, Sant Cugat, Badalona…, el 61% restante se destinará al resto de localidades.





Products You May Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *